Top Menu

10 desafíos de la Mujer Emprendedora a los 40 (y cómo superarlos)

Por Diana

Publicado en | Tags : , ,

 

¿Sabías que a día de hoy el número de mujeres emprendedoras está casi equiparado al número de hombres que inician proyectos empresariales?

Y la gran mayoría de mujeres que desean iniciar un proyecto de autoempleo se mueven por un deseo de logro personal, autorrealización y búsqueda de su propio camino, independientemente del motivo económico.

La importancia y el éxito de muchas de sus actividades se debe a un “saber” especial con el que cuentan las mujeres.

Además de formación y habilidades profesionales propias, cuentan con una mayor capacidad para la comunicación y el establecimiento de relaciones con clientes, proveedores y empleados.

Motivación, iniciativa, prudencia e intuición son algunas de las claves del éxito para los negocios emprendidos por mujeres.

Uno de los mayores retos a los que se enfrentan las mujeres autónomas, y en esto me incluyo, es conciliar la vida laboral, familiar y personal.

Es una tarea difícil de lograr porque, además de combinar la labor profesional con las tareas domésticas, en ocasiones conlleva frenar la realización de sus proyectos y conseguir sus objetivos laborales.

Debemos trabajar muy duro, no sólo para crear medidas de conciliación, sino también para ir cambiando poco a poco los roles de género y los esquemas sociales que siguen perdurando en nuestra sociedad.

La mujer emprendedora representa un importante papel en la economía social, ya que genera riqueza creando negocios innovadores, sus éxitos son reconocidos por organismos y asociaciones, y permiten igualar la situación cada vez más equilibrada entre hombres y mujeres.

Aunque la sociedad está cambiando, y los hombres participan cada vez más en las tareas del hogar, aún hay obstáculos que las hacen decidir entre la maternidad o empezar un negocio.

¿Es tu caso?

 

10 desafíos de la mujer emprendedora a los 40 (y cómo superarlos).

Muchas mujeres emprendedoras aún se enfrentan a barreras invisibles como el miedo a asumir riesgos, el perfeccionismo, la falta de apoyo familiar o la poca confianza en sí mismas.

Esto les impide impulsar sus empresas o lanzar su propio negocio.

A continuación quiero compartir contigo 10 desafíos o retos que he tenido que atravesar para hacer mis proyectos realidad, y cómo los he superado.

 

1. Apoyo.

Como mujer emprendedora, el primer apoyo con el que debemos contar es el apoyo familiar.

Es muy importante porque es el primer círculo que nos rodea.

Pero debemos entender que el apoyo no siempre será financiero o consumiendo los productos o servicios que ofrecemos.

El apoyo puede ser en forma de consejos y ánimos para continuar.

A mí son los que más me han favorecido, ya que me ha proporcionado la energía para no desistir con mis proyectos.

La financiación vendrá si se puede, pero nunca se debe exigir.

En mi caso ha sido mi madre quién me ha impulsado en los últimos meses para continuar con mi Taquería en República Dominicana.

Gracias a ella he conseguido llevar la gastronomía mexicana a un país en el que están acostumbrados a la gastronomía estilo Tex-Mex (nada que ver con los sabores y aromas reales de la gastronomía mexicana).

 

2. Pareja.

Muchas veces, y por miedo a quedarnos solas, elegimos a parejas equivocadas.

Personas que no nos permiten crecer y desarrollarnos.

Y que retrasan nuestros proyectos de vida.

Elige a una persona a la que tú hagas brillar y que te haga brillar.

Alguien que no te robe la energía.

 

3. Perfección y control.

Las mujeres cuidamos mucho los detalles por miedo a quedar mal o perder el control.

Esto nos hace limitar nuestras acciones y metas.

Es necesario que como mujeres emprendedoras nos armemos de un equipo capaz para poder delegar y no pretender ser mujeres orquesta.

 

4. Barrera mental.

En la mayoría de las ocasiones, cuando una compañía promueve a un hombre para un puesto superior, éste asume la responsabilidad y el riesgo teniendo el 68% de las capacidades y conocimientos.

Una mujer lo hace cuando se siente en un 95% preparada.

Al prepararse más, las mujeres dejan pasar la oportunidad, cuando lo mejor es que nos arriesguemos más.

 

5. Formación y capacitación.

Donde quiera que nos encontremos, los Gobiernos, cámaras empresariales y asociaciones civiles ofrecen programas y apoyos para los emprendedores.

Para ello debemos dedicar tiempo a investigar cuáles son y dónde están.

Sin embargo, en muchos casos es necesario que tengan mayor difusión.

Con información, las mujeres emprendedoras tenemos la oportunidad de escoger qué es lo que queremos hacer, tomar decisiones y asumir responsabilidades.

6. Miedo al fracaso.

El principal reto que tuve que afrontar fue el miedo al fracaso.

Pero créeme cuando te digo que hacerle frente al miedo y fallar en diversos proyectos previos, ha sido la solución para hacer crecer mi empresa.

 

7. Temor a las deudas.

La banca comercial, las micro-financieras y los Gobiernos han diseñado productos específicos para los emprendedores.

Sin embargo, las mujeres solemos sentirnos incómodas al deber dinero.

Si la mujer sabe cuánto dinero necesita y cuáles son sus capacidades de pago, no hay ningún problema en solicitar créditos.

 

8. Infraestructura adecuada.

Para que las mujeres puedan dedicarle suficiente atención a sus proyectos, necesitamos que en algunos lugares las escuelas amplíen sus horarios y haya más guarderías cerca de las oficinas.

 

9. Compartir responsabilidades.

Para aquellas mujeres casadas y madres, como es mi caso, es imperativo contar con un sistema en el que papás y mamás puedan cuidar a los hijos.

Y que exista mayor flexibilidad en los trabajos para que las mujeres no tengan que decidir entre ser madres y ser profesionales.

 

10. Conocer historias de éxito.

Cuando las mujeres se dan cuenta de que hay más historias como las de ellas y que, sin importar las dificultades, esas mujeres cumplieron sus metas y sueños, las demás también se inspiran.

Puedes encontrar historias inspiradoras en la sección Pisando fuerte a los 40 :)

Y recuerda que:

“Ser emprendedora es vivir unos pocos años de tu vida como nadie quiere, de tal forma que puedes disfrutar del resto de tu vida como nadie puede”.

***

Espero haber aportado un cachito de apoyo para animarte a continuar con tus proyectos.

Ahora cuéntame, ¿cuentas con algún otro desafío que hayas tenido que enfrentar en la realización de tus proyectos?

Te leo en los comentarios :) Si te gusta, ¡comparte en redes sociales!

Sobre Diana

Dicen que soy muy curiosa y que siempre tengo algo que hacer. Un día decidí frenar el abuso de la gente hasta convertirme en “Oveja Negra”, algo que no resultó tan bueno, pero me llevó a transformarme en la persona que hoy estoy orgullosa de ser. Durante toda mi carrera profesional he tratado con gente de todos los niveles socio-económicos, ideologías y diferentes formas de ver la vida. Eso me hizo darme cuenta que debía sentarme a escribir lo que veo, siento y percibo “desde mi trinchera” (como decimos en México).

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja una respuesta


También te puede interesar...