Top Menu

30 fórmulas para ser más productiva y ganarle minutos al día (sí, ¡30!)

Por Diana

Publicado en | Tags : , ,

 

Aumentar la productividad es un excelente trabajo que nos permite lograr más y mejores resultados en un lapso de tiempo menor y, lo que es mejor, con menos esfuerzo.

Suena bien, ¿verdad?

Pero no es ningún secreto que en determinadas ocasiones perdemos la motivación y eso nos lleva a posponer nuestros planes.

Por eso hoy te traigo una buena cantidad de consejos que me han permitido aumentar la productividad.

Esto tiene mucho que ver con la capacidad que tenemos para resolver problemas.

Normalmente, los problemas más complejos cuya solución directa no es muy clara, se solucionan de manera inmediata mediante innovaciones positivas y utilizando nuestra creatividad.

Obviamente, el hecho de encontrar la solución óptima dependerá de cuánto conoces el problema.

Conforme adquieras más conocimiento, podrás realizar ajustes a tu “primera solución”, mejorando así la efectividad.

Y ahora, pongamos a trabajar a nuestra capacidad creativa para aumentar al máximo la productividad laboral y personal.

 

30 fórmulas para ser más productiva y ganarle minutos al día.

1. Elimina las Actividades Innecesarias.

Analiza tus quehaceres diarios.

¿De verdad que no puedes eliminar ninguno de tu interminable lista?

Si no necesitas hacer algo, elimínalo de tu lista.

Y deja de perder el tiempo.

 

2. Enfréntate en primer lugar a lo que menos te guste.

Aprende a enfrentarte a las tareas menos placenteras en primer lugar, en vez de dejarlas para el final del día.

Esto te permitirá tener un día mucho más productivo, y no te sentirás mal cuando llegue la noche por haber dejado de hacer lo necesario.

 

3. Fíjate metas diarias.

A veces perdemos el enfoque y la concentración con el trajín del día a día.

Pero si comienzas a fijarte metas diarias será mucho más fácil mantenerte enfocada.

Y alcanzarás la “gran meta”.

Por supuesto, esto requiere de tu fuerza de voluntad. Pero cuento con ello ;)

 

4. Limita tu tiempo.

Date lapsos estrictos y concretos de tiempo para cada tarea, sin importar cuánto tiempo sea.

Es importante que no dediques ni más ni menos tiempo del establecido.

 

5. Identifica tus horas pico.

¿En qué horas del día tienes más energía y te sientes más motivada?

Identifica esos momentos y agenda las tareas más importantes para dichas horas.

Aunque esto puede variar con el tiempo, identificar tus horas pico te permitirá anotar otro par de puntos al marcador de tu productividad.

 

6. Madruga.

Si aún no eres una madrugadora, puedes aprender a serlo.

Madrugar te brinda montones de ventajas, entre ellas, el hecho de que tienes toda la mañana desde las 5:00 a.m. (o la hora que decidas) para trabajar.

Así, cuando todos se levanten habrás tenido al menos 3 horas de ventaja para adelantar tus tareas y actividades.

 

7. Usa lotes de actividades.

Es bastante útil dividir tu día en lotes de actividades.

Por ejemplo, puedes organizarte para realizar llamadas sólo de 9:00 a.m. a 10:00 a.m.

Con esto, garantizas que no habrá distracciones y, al estar concentrada en un conjunto de tareas específicas, te será más fácil realizarlas mecánicamente.

 

8. Realiza mini-tareas.

Si vas a trabajar un par de horas, especifica la cantidad de trabajo que realizarás antes de levantarte de la silla y, por supuesto, que dicho trabajo sea igual o menor al tiempo establecido.

Por ejemplo, si estás escribiendo un libro, tu mini tarea puede ser no levantarte hasta escribir 1000 palabras.

 

9. Adecúa y arregla tu entorno.

Un entorno adecuado es fundamental para aumentar la productividad.

Trabajar en un lugar ordenado y minimalista al estilo zen te brinda enfoque y claridad.

Permite que te sientas con calma y paz en tu lugar de trabajo, y esto impulsa tu motivación.

 

10. Elimina todo tipo de distracciones.

Si trabajas con un ordenador, desconecta los programas de chat y redes sociales.

E incluso internet.

Ve a un lugar calmado y silencioso, como a un café, a una librería o a un parque, y enfócate en terminar lo que tienes pendiente.

Si la música te sienta bien, puedes utilizar auriculares, pero asegúrate que sea música que te ayude a estar concentrada.

 

11. Organízate utilizando una agenda.

Quizás suene obvio, pero llevar una agenda puede aumentar la productividad increíblemente.

Yo personalmente y en los últimos años he dejado de confiar en mi memoria, por lo que prefiero que mi agenda digital haga el trabajo de acordarse por mí.

Y hablando de esto, no tiene que ser una agenda en papel, puedes utilizar tu smartphone para tal fin.

En ocasiones, hasta simples alarmas a horas específicas pueden servir.

Si lo prefieres en papel, que sea en papel.

 

12. Aumenta tu frecuencia.

Durante tu jornada laboral trata de escribir, leer e incluso hablar más rápido.

Intenta también pensar más rápido y llevar a cabo las tareas de manera más eficiente.

Con esto quiero decir que aumentando un poco tu frecuencia de trabajo, lograrás ahorrar una buena cantidad de tiempo al final del día.

 

13. Utiliza la Ley de Pareto.

La ley de Pareto es el principio del 80-20.

Se dice que esta ley indica que el 20% del esfuerzo genera un 80% del resultado.

Enfoca tus esfuerzos en ese 20% y no te obsesiones con el 80% restante.

Los perfeccionistas lo hacen, y obtienen grandes resultados, pero usualmente no lo hacen a tiempo.

 

14. Elimina la postergación.

Elimina la postergación tomando acción inmediatamente después de fijar una tarea.

A continuación, realiza los ajustes necesarios.

Es decir: Prepara, dispara, y luego apunta y sigue disparando.

No importa que la acción no esté muy bien planeada.

Ya verás el nivel de productividad que podrás alcanzar cuando utilizas esta aproximación.

Y en todo caso, siempre podrás mejorar en el camino.

 

15. Decide en 60 segundos.

Cuando hayas reunido la cantidad de información suficiente para tomar una decisión, inicia un cronómetro y toma dicha decisión en menos de 60 segundos.

 

 

16. Establece plazos.

Define plazos específicos para tus tareas y abrázate a ellos.

Utilízalos como puntos focales para permanecer en el camino correcto y llegar a tiempo a los destinos indicados.

 

17. Cuenta tus actividades y tareas pendientes.

Si les cuentas a los demás tus tareas y actividades pendientes, estarás adquiriendo un compromiso moral inconscientemente.

Llevarás la carga de tener que responder por este compromiso y eso te obligará a cumplir haciendo lo que sea necesario.

Eso sí, ten cuidado con la información que revelas y a quién se la revelas.

 

18. Sé puntual.

Sin importar cuál sea la ocasión, siempre, SIEMPRE, sé puntual.

Llega a tiempo a las reuniones, aunque sean familiares.

Si dices que vas a llamar a las 4:00 p.m., que no sea a las 4:01 p.m.

También puedes, en ocasiones, adelantar todos tus relojes 10 minutos o más.

A mí me ha servido bastante :)

 

19. Dedica los tiempos de espera a leer.

Lleva siempre un libro, un smartphone o un computador donde puedas leer, para aquellos momentos en los que tengas que esperar.

Por ejemplo en el aeropuerto o en la sala de espera de una oficina. Incluso en la fila de un banco.

Lo importante es que la lectura sea algo que te guste y que te sirva.

 

20. Aplica difusión.

Visualiza todo como si ya hubieses logrado completar tus actividades.

Imagina cómo te sentirías y en que pensarías.

Haz que sea real en tu mente, y pronto será real en tu día.

 

21. Aprende a diferenciar “lo urgente de lo importante”.

En ocasiones nos pasamos todo el tiempo resolviendo cosas urgentes, y lo importante nunca llega a ser atendido.

Analiza minuciosamente qué actividades son importantes para tu labor diaria, y no las pierdas nunca de vista.

 

22. Prepárate.

Establece un ciclo continuo para aumentar la productividad y prepárate por las noches para el día siguiente.

Alista el material y lo que sea necesario para arrancar con tus tareas lo más pronto posible en la mañana del otro día.

 

23. Halágate.

Siempre será bueno que te halagues o te recompenses por haber culminado una etapa de tus actividades.

O por haber hecho todo lo que tenías planeado para el día.

 

24. Divide y conquista.

Divide tus grandes proyectos en pequeñas partes y trabaja en cada una de ellas por separado.

De esta manera no sentirás la presión de un gran proyecto, sino que tendrás tareas realizables todo el tiempo.

 

25. Haz una tarea a la vez.

Una vez que inicies una tarea, trata al máximo de completarla, de no detenerte hasta finalizar, y de no mezclar esta actividad con otras.

No llegues hasta la mitad y cambies a otras o descanses.

Define tu tiempo y enfócate por completo en una sola cosa.

¿Te suena familiar?

 

 

26. Delega.

Siempre que puedas, elige a la persona idónea para que realice ciertas tareas por ti.

Recuerda que se delega el trabajo, no la responsabilidad.

 

27. Crea nuevos hábitos.

Se dice que el ser humano es un ser de hábitos.

Y si es así… ¿qué mejor que crear nuevos hábitos conscientemente?

Me refiero obviamente a buenos hábitos de vida.

Puedes probar esto.

 

28. Usa tu intuición.

Sigue tu sentido común y tus corazonadas, estarás demostrado que tienes un gran poder y efectividad al hacerlo.

 

29. Optimiza.

Identifica los procesos en los que mejor te adaptas y aquellos que te generan resultados.

Anótalos.

Identifica también qué es eso que haces de forma más productiva.

Y realízalo con frecuencia.

Al mismo tiempo, toma en cuenta lo que no te sirve y deshazte de ello.

Después de anotar lo que sí sirve, mira la manera en la que puedes mejorar y busca posibles opciones a los cuellos de botella o los puntos de quiebre.

En ocasiones no vemos claramente las cosas que tenemos ante nuestros ojos, hasta que utilizamos un microscopio.

 

30. Continúa enfocada en la productividad.

Aumentar la productividad no se trata de hacer una o dos cosas y olvidarse del tema.

Siempre habrá maneras de mejorar tu eficiencia y llevar a cabo las cosas de mejor manera.

 

Ahora cuentas con un excelente punto de partida para no dormirte en los laureles y dejar de aplazar lo que tanto anhelas.

¿Alguna recomendación para emprendedoras principiantes que necesitan mejorar su productividad?

Espero tus comentarios y, si te ha gustado, comparte en tus redes sociales ;)

 

Sobre Diana

Dicen que soy muy curiosa y que siempre tengo algo que hacer. Un día decidí frenar el abuso de la gente hasta convertirme en “Oveja Negra”, algo que no resultó tan bueno, pero me llevó a transformarme en la persona que hoy estoy orgullosa de ser. Durante toda mi carrera profesional he tratado con gente de todos los niveles socio-económicos, ideologías y diferentes formas de ver la vida. Eso me hizo darme cuenta que debía sentarme a escribir lo que veo, siento y percibo “desde mi trinchera” (como decimos en México).

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

5 reflexiones en 30 fórmulas para ser más productiva y ganarle minutos al día (sí, ¡30!)

  1. Avatar
    VEGA GARCIA HERRERA Responder 30 enero, 2017 at 9:57 am

    Mil gracias por los consejos!! como siempre fantásticos y los seguiré, algunos ya los hago.

    #
    • Diana Figuereo
      Diana Figuereo Responder 31 enero, 2017 at 12:28 am

      Hola Vega, es un gusto saber que hayan gustado los consejos, y un placer contribuir un poco en recomendaciones que ayuden a alivianar la carga de lo que es un emprendimiento inicial. Gracia por leerme y espero seguir contribuyendo en brindar esas herramientas que tanto necesitamos para lanzarnos a la aventura de la realización de nuestros sueños. Un abrazo!!

      #
  2. Avatar
    Almudena Responder 24 abril, 2017 at 12:13 am

    Está genial

    #
  3. Diana Rebollar
    Diana Rebollar Responder 11 julio, 2017 at 12:49 pm

    ¡Hola!

    Buen post.

    Siempre viene bien hacer un repaso a nuestro día a día para tratar de ser más eficientes y no malgastar el tiempo.

    Tomo nota de algunos trucos que estoy segura que me ayudarán.

    ¡Un saludo!

    #
    • Ros
      Ros Responder 11 julio, 2017 at 7:47 pm

      Gracias Diana. Me alegra que el post de nuestra autora invitada te haya resultado útil. ¡Yo también aprendí buenos tips! :) Saludos!

      #

Deja una respuesta


También te puede interesar...