Top Menu

6 claves para que tu sueño empresarial no se convierta en pesadilla

Por Diana

Publicado en | Tags : , , ,

 

Algunas veces ese anhelado sueño empresarial, que has tenido en mente durante tanto tiempo, se convierte en algo muy distinto a lo que tú soñaste.

Entonces, ¿qué debes hacer cuando esto sucede?

¿Cómo enfrentarte al hecho de que el “gran sueño” se ha convertido en una pesadilla?

Es cierto que resulta muy frustrante, e incluso puedes llegar a perder la tranquilidad por no obtener lo que “deberías”, de acuerdo a la meta que te trazaste, pero que eso no te detenga.

 

Cómo lograr que tu sueño empresarial no se convierta en pesadilla.

A continuación quiero compartir contigo 6 claves, que me ha ayudado mucho para que esa idea empresarial que rondaba mi mente durante muchos años no se convierta en mi peor pesadilla.

 

1. No Te Desesperes.

Cuando tus metas y sueños empresariales comienzan a frustrarte, es una señal de que estás demasiado aferrada a algo y hay que considerar que, como dicen, “Todo lo que pasa debajo del cielo tiene su momento y un lugar preciso para que se dé“.

A lo mejor es un trago amargo por digerir, pero debes comprenderlo.

Naturalmente, todas nos hemos empeñado alguna vez en que nuestros sueños se cumplan tal cual los idealizamos, y puede ser que ahí esté el problema.

Y es que cuando tienes puestas todas las esperanzas e ilusiones en una meta, tiendes a imaginar cómo será el panorama al lograrla, la reacción que tendrán las personas a tu alrededor y lo bien que te sentirás al final del camino.

Es muy frecuente que existan momentos en los que no obtienes lo que deseas, pero deberás entender que si algo no sucede es quizás porque no es el tiempo adecuado.

Entonces piensa que cuando te limitas y aferras a lo que crees será apropiado para tu idea de negocio, y no sucede lo que esperabas, el camino te está preparando para recibir algo mejor.

Y quisiera compartirte que, en mi caso personal, el día que llegué a pensar que al conseguir algo en mi idea de negocio inicial todo iba a ser mejor, no fue para nada como esperé, pero sí puedo decir que en la actualidad estoy aprendiendo a manejarlo.

Paciencia, perseverancia y confianza en ti misma es lo que te lleva a transformar una pesadilla empresarial en la mejor realidad.

Por eso, aunque todavía en mi proceso de desarrollo profesional y empresarial me desespero y angustio, porque quizás aún no voy al ritmo que desearía y no logro algunos resultados deseados, me tranquilizo y fluyo, porque sé que con desesperación nada logro, y menos positivo.

 

2. No te desgastes. Agradece el aprendizaje.

Sé que existen factores a tu alrededor que no podrás controlar.

Es ahí cuando te desesperas, te frustras y terminas descontenta con lo que consigues.

No debes permitir que eso suceda.

En lugar de quejarte porque no resultó como querías, enfócate en agradecer y valorar lo que has aprendido para que puedas darle vuelta a la página, retomar el camino y mejorarlo la próxima vez.

La esperanza frustrada aflige el corazón. No permitas que eso suceda, en vez de quejarte, debes agradecer.

Todo tiene su momento y desesperarte no es la opción.

Cuando te desesperas, estás descontenta y te pasas el tiempo enfadada contigo misma y con los demás, ya que tus pensamientos son negativos y tus sentimientos también.

No digo que te conformes esperando de brazos cruzados a que llegue lo que deseas, sino que mientras pones todo tu esfuerzo y empeño, busques buenos pensamientos que te impulsen y no que te desgasten.

 

3. Descubre el Camino.

Algo que vale la pena considerar es que cuando inicias una idea de negocio es como si estuvieras transitando por una carretera por la cual nunca has pasado.

Tú querrás tener un “GPS” que te indique los movimientos que debes hacer y te muestre cómo será el trayecto.

Pero en realidad lo maravilloso es que descubras, te aventures y te asombres.

Sé flexible para cambiar de dirección en el momento que debas; sin berrinche, sin necedad.

 

 

4. Ármate de coraje para lograr lo que sueñas.

Aquí es cuando me detengo un momento y debo preguntar:

¿Cómo sabes cuándo es el momento perfecto para hacer algo?

¿Cuándo te sientes preparada para dar el gran paso que te lleve a lograr lo que tanto has soñado?

La vida se va muy rápido y muchas veces la puedes pasar esperando esa señal que te diga “¡Ahora es tú momento… ¡Hazlo!”.

Lamento decepcionarte, pero puede que esa señal –como crees que será- nunca llegue.

Tal vez no te des cuenta que siempre ha estado y estará ahí, frente a ti, hasta que no decidas verla.

Ya estás preparada para iniciar aquello que deseas, eso en lo que soñaste día y noche.

Tan sólo necesitas el coraje que te impulse a tomar las riendas de tu idea de negocio y aquellas decisiones que no has querido tomar.

Ahora es tú momento… ¡Hazlo!

Lo más curioso de esto es que cuando le cuentas a alguien tus sueños e ideas, el por qué te planteaste esa meta, la razón por la cual es tan importante para ti y qué es lo que quieres lograr al realizar tu sueño, las personas tienen diversas reacciones.

Algunos responden con una risa espontánea y con una mirada que dice “Sí, claro, definitivamente lo lograras”, con un tono sarcástico y atribuyendo que solamente estas teniendo “Delirios de grandeza o fantaseando”.

Ten en cuenta que cuando tomas decisiones estás eligiendo el camino correcto, ya que hacerlo es dejar de posponer un sueño, un proyecto que has dejado a un lado por la comodidad de seguir en la zona de confort.

Y ahí es donde muchas veces te equivocas.

Tendrás que saber que, sea cual sea la decisión que tomes, siempre será la correcta, y pasado un tiempo te darás cuenta que a veces, aunque las veas como errores, resultan ser grandes lecciones.

 

 

5. No te detengas. Vive tu Realidad.

Alguien que vive para perseguir un sueño, está más enfocado y concentrado en la realidad porque es una persona que no acepta la realidad que otros le imponen (críticas, descalificaciones constantes, malas opiniones, pesimismo).

En vez de dejar que otros le impongan sus ideas, decide crear su propia realidad y vivirla a través de sus sueños.

Recuerda que la comodidad sólo te llevará a realizar y cumplir los sueños de aquellos que han luchado, trabajado y arriesgado por sus sueños, pero terminas dejando a un lado los propios.

Elegir una vida segura puede significar que nunca sepas lo que se siente al ganar.

Lo lamentable de todo es que a medida que transcurre el tiempo, el sueño cada vez se va haciendo más lejano y difícil de alcanzar.

Puede ser porque no tengas tiempo o recursos suficientes para dedicarte a cumplir ese sueño, o tal vez porque te dijeron que era algo estúpido y que nunca lo lograrías.

Es entonces cuando decides dejar de intentarlo, lo abandonas y te dedicas a otra cosa.

Piensa que, algunas veces, para lograr ese triunfo tienes que tomar determinaciones con la cabeza bien fría, ya que puedes incluso llegar a ir en contra de tus propios sentimientos.

Yo he descubierto que, si quiero llegar hasta donde siempre he deseado, tendré que hacer mucho más de lo que he hecho hasta ahora, aunque eso signifique traicionar mis propios sentimientos.

 

6. No Abandones Tus Sueños.

Esta es la última, pero la más importante de todas.

¿Tienes una idea brillante que quieres llevar a cabo, pero con el paso del tiempo la has ido dejando a un lado?

Muchas veces las nuevas metas, la falta de tiempo o quizá la poca confianza en ti misma, pueden hacerte postergar la realización de tus proyectos, pero esas mismas vueltas de la vida traerán de regreso esos objetivos que forman parte de quién eres.

Hoy, gracias a un amigo muy especial, tengo la oportunidad de llevar a la realidad uno de mis más grandes sueños, lo que me hizo pensar en todas esas veces que dejé en el cajón mis planes.

Descubrí que, aunque hagas una pequeña pausa, lo más importante es que no abandones esos proyectos en los cuales un día pusiste todas tus ilusiones y todo tu esfuerzo.

No permitas que la rutina o las circunstancias te alejen de aquello que deseas realizar.

Recuerda que, aunque existan muchos factores a tu alrededor que salen de tu control, en tus manos está darle la vuelta a aquello que dejaste inconcluso, retomarlo y transformarlo en una realidad.

Visualizar tus metas te dará una sensación de bienestar que te permitirá tener el camino muy claro para pasar a la acción con la determinación necesaria.

Soñar despierta y replantear los retos que postergas te dará la fuerza para tomar las decisiones correctas que te lleven a alcanzar la satisfacción que buscas.

Recuerda que se necesita mucho valor para alcanzar tus sueños.

Y que…

Postergar no significa Abandonar.

 

Conclusión

La receta para no desesperar y que la búsqueda de tus metas no se torne en tu enemigo y te desgaste, es cuidar muy bien tus pensamientos y lo que dices.

Recuerda que lo que piensas y hablas, tarde o temprano se manifiesta.

Vivir de un modo cómodo no es algo malo, pero si decides hacerlo no deberás estar lamentándote por todas las oportunidades que dejaste pasar o por todos los sueños por los que no luchaste.

Tus objetivos en la vida podrán aplazarse si es necesario, pero al igual que los ideales, cuando son parte de tu esencia, nunca se pierden…

Y tú, ¿Cuál será la manera de hacer que tu sueño empresarial no se convierta en tu peor pesadilla?

Te leo en los Comentarios…

Sobre Diana

Dicen que soy muy curiosa y que siempre tengo algo que hacer. Un día decidí frenar el abuso de la gente hasta convertirme en “Oveja Negra”, algo que no resultó tan bueno, pero me llevó a transformarme en la persona que hoy estoy orgullosa de ser. Durante toda mi carrera profesional he tratado con gente de todos los niveles socio-económicos, ideologías y diferentes formas de ver la vida. Eso me hizo darme cuenta que debía sentarme a escribir lo que veo, siento y percibo “desde mi trinchera” (como decimos en México).

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja una respuesta


También te puede interesar...