Top Menu

7 tips para lanzar tu negocio sin dinero

Por Ros

Publicado en | Tags : , , ,

Hablemos de dinero.

Un tema controvertido para algunas personas.

Tabú para otras.

Y el culpable de la mayoría de nuestros males (según a quién le preguntes).

El dinero nos condiciona y te condiciona.

Dependes de los números para tomar ciertas decisiones.

Y depende de tus decisiones, vas formando tu vida.

Así que es un factor clave para todo.

¿Te habías parado a pensar en ello?

Por eso, uno de los mejores “escudos” para defendernos de la idea de emprender es este:

No tengo dinero para lanzar mi negocio.

Me es imposible invertir en mi proyecto porque no tengo lo suficiente (esto sin saber ni siquiera qué necesitas).

Pero solo en un porcentaje muy pequeño de los casos esta causa es real.

Tómate unos minutos, deja que aparezcan tus miedos y que hablen.

Si han aparecido… ¡aja! Ahí los tienes.

Ellos sí que son los responsables de que creas que no puedes.

En algunos casos puede ser cierto que tus recursos son limitados.

Incluso inexistentes.

Pero, ¿estás segura de que no es una excusa para descartar la idea de emprender a los 40?

Dime la verdad, ¿tus miedos paralizantes no tienen nada que ver con esto?

 

Invierte poco para generar tus primeros ingresos.

El deseo de disfrutar de libertad financiera es una razón de peso para emprender tu propio negocio.

Al principio te costará creer que puedes conseguir esa libertad.

Es normal, llevas toda una vida viviendo en la escasez y la abundancia es un mito para ti.

Pero gestionar tus finanzas con autonomía plena es algo real y posible.

No depender de jefes, ni de horarios, ni de presiones puede estar más cerca de lo que imaginas.

Pero… ¿y si pierdo dinero? 

Esta pregunta te hace volver al punto de partida una y otra vez, y empiezas a autoconvencerte de que no puedes financiar tu proyecto de ninguna manera.

Respira.

Tengo una buena noticia para ti.

Hay fórmulas para que puedas empezar tu proyecto con una mínima inversión.

Y, si me apuras mucho, con 0€ en tu cartera.

Requiere un trabajo por tu parte, pero si sientes pasión por lo que haces, prepárate para estudiar mucho, investigar, conocerte al dedillo, explotar tus habilidades y aprovecharte de tus talentos.

Y justo con ellos comenzamos.

Piensa en tres talentos que se te den muy bien y empieza a ponerles precio.

La mejor manera de iniciar un negocio es monetizando alguno de tus talentos o habilidades.

  

¿Cómo puedes emprender sin dinero o con poca inversión?

Una vez has llegado a este punto estoy segura de que eres una firme candidata a depurar el miedo a emprender sin inversión económica.

Vamos a comprobarlo.

Aquí te muestro algunas ideas y solo tienes que adaptarlas a tu negocio.

Invertir en tu proyecto sin dinero y generar ingresos SÍ es posible.

 

1. Emprende en terreno conocido.

¿Qué te encanta hacer y con qué se te pasan las horas volando?

¿En qué eres especial? ¿Qué destaca todo el mundo de ti?

¿Cuáles son tus hobbys?

¿De qué talentos estás hecha?

A tus 40 tienes un currículum de vida, lleno de experiencia y con muchísimas cosas que sabes hacer.

Redáctalo y destaca aquellas áreas que más te gustan, dónde te desenvuelves mejor y ponles precio.

Empaquétalo en un servicio que puedas ofrecer y dalo a conocer.

Puede ser un libro, una asesoría, un curso…

Solo necesitas invertir tu tiempo para no invertir dinero.

Si haces este ejercicio podrás saber cuál es la especialización que te puede generar tus primeros ingresos.

Éstos serán fundamentales para conseguir el éxito que tu idea está esperando.

 

2. Evita gastos innecesarios.

Si empiezas a trabajar desde casa en un negocio digital, solo necesitas inspiración y a internet de tu lado.

Magnífico, ¡esa es la idea!

De esta forma estarás empezando a reducir o incluso eliminar todos aquellos gastos fijos que se generan al tener una oficina física.

Hay muchas formas de trabajar en internet: desde casa, en una cafetería, en espacios de coworking o en los viajes en metro.

Imagínate si trabajases así cuánto te ahorrarías.

Haz el calculo de los gastos y ten una cifra aproximada.

Si evitas estos gastos, este ahorro puede convertirse en tu inversión.

 

3. Contrata solo los servicios que necesites.

Cambia el paradigma de tu forma de pensar.

Puedes necesitar trabajar con gente, pero no es necesario que la contrates.

Y no, no es nada ilegal.

Tu asesor puede orientarte en este caso, pero existen muchísimos emprendedores que trabajan por su cuenta.

Les llamamos “freelance” y te van a cobrar solo por los servicios que realicen y tú necesites.

Ni más ni menos.

Es una opción maravillosa que te ayuda a ir al grano y a aligerar mucho tu economía empresarial.

 

 

4. Sé una estratega de tu empresa.

Realizar planes es necesario para saber la mejor ruta para llegar a tu destino.

Sin un plan de negocio que recoja un plan económico, un plan de marketing, un plan personal e individual, va a ser muy difícil que sepas identificar qué gastos son imprescindibles y qué gastos son innecesarios.

Esto hay que estudiarlo, observarlo y tomar decisiones.

Eres una estratega de tu vida, sé la estratega de tu negocio.

Esto te permitirá tener más seguridad y confianza a la hora de anticipar algún problema, algún contratiempo o adaptarte a los cambios de tu empresa.

 

5. Reduce gastos, aumenta ingresos.

Sé que nos cuesta llevar al día las cuentas, pero si no tienes dinero para que tu idea vea la luz, vale la pena.

Es un esfuerzo si no te gustan los números, pero se convertirá en algo divertido si te lo tomas como un juego y empiezas a ver cómo cambia la balanza de gastos e ingresos.

Es como tu salud: hay que mantenerla vigilada y estar atenta a cualquier señal de alerta.

Necesitas realizar análisis continuos o diarios de tus ingresos y gastos.

Al principio, con una hoja de Excel lo tienes. Es muy fácil y sencillo.

Así podrás comprobar si cada vez tienes más dinero para invertir y cómo de bien está funcionando tu proyecto.

Muchas veces no prestamos atención y no nos damos cuenta de que estamos perdiendo dinero. Y eso hace que el agujero sea cada vez más grande.

Quieres una empresa rentable, así que calcula, juega y gana.

 

6. Haz que internet sea tu socio.

Internet te va a ofrecer la plataforma perfecta para ofrecer tus servicios sin invertir dinero.

Así que como ya sabes cuál es tu talento, en lo que eres especialista y qué puedes ofrecer, ve diseñando y empaquetando porque… ¡en nada quiero verlo en internet! :)

Existen multitud de webs, revistas digitales, blogs, redes sociales… que serán tus aliados en esta etapa de inversión sin capital.

Si buscas, vas a sorprendente de la cantidad de opciones que tienes al alcance de tu mano.

Tal vez ahora estés pensando… Si es tan fácil, ¿por qué no todo el mundo lo hace?

Porque no se atreven a exponerse, a crear su marca personal, a ayudar a los demás con lo que saben hacer y a ofrecer al mundo algo diferente.

Después de esta primera inmersión, querrás cuidar e hilar más fino tu imagen, tus productos, tu forma de venderlos… Y eso exige aprendizaje, conocimiento, perseverancia y paciencia.

Y no todas tienen esas virtudes.

Pero tú sí.

Además, cuentas con un empuje fantástico que es la ilusión por tu proyecto.

 

7. Descubre cómo venderte.

Después del dinero, creo que “venderte” es lo que más rabia te puede dar.

No sabes cómo venderte a ti misma, ¿verdad?

Al pensarlo, aparecen muchísimos fantasmas con los que lidiar.

Pero todo es parte del aprendizaje y del crecimiento personal y profesional al que te vas a enfrentar en esta aventura maravillosa.

A venderte puedes aprender, y va ser un descubrimiento increíble.

Al emprender vas a querer vender tu idea, tu proyecto, tu forma de verlo, de hacerlo.

Y para ello vas a necesitar una marca que transmita quién eres y lo que haces.

Tu marca necesitará generar confianza y tener el respaldo de una buena reputación.

Y eso hay que trabajarlo y cuidarlo como oro en paño.

Aprende a hacerlo, existen técnicas increíbles que te sorprenderán.

Vas a descubrir cuanto vales.

 

¿Ya has pensado cómo vas a generar tus primeros ingresos? Cuéntamelo en los comentarios :)

Sobre Ros

Dicen que su capacidad para desarrollar un concepto de la nada y transformarlo en un negocio triunfador, es única. Nacida para emprender, Ros se lanza a cada proyecto siempre con una sonrisa, porque está convencida de que en esta vida hay que hacer las cosas con ilusión, buen humor (el suyo, dicen que es algo inglés), y respeto por los demás. Le fascina Internet porque tiene el "superpoder" de acercar el conocimiento y las personas entre sí como nada ni nadie. No cree en las distancias, y está convencida de que uno puede sentirse cerca de quien quiera, esté donde esté. La aventura de la Re-invención a los 40 le está resultando súper emocionante. Y quiere más.

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja un comentario


También te puede interesar...