Top Menu

7 tips para tomar decisiones sin entrar en crisis

7 tips para tomar decisiones (sin entrar en crisis)

Por Ros

Publicado en | Tags : , , ,

 

¿Tomas decisiones cada día? Apuesto a que sí.

Personales y profesionales: desde qué se cena en casa hoy hasta a quién contratas para gestionar tus redes sociales.

Las hay que son fáciles, y otras que te sacarán de quicio.

Pero son inevitables si queremos avanzar.

Además, está el tema de la infoxicación (o sobrecarga de información).

A menudo, tantos datos y opciones nos causan la documentada “parálisis por análisis”.

Y eso te lleva a un bucle infinito del que parece difícil salir.

¿Entonces? ¿Qué puedo hacer?

Fácil.

Seguir tomando deciciones ;)

Piensa que a veces tomarás una buena decisión, y mirarás hacia atrás y te felicitarás por haberlo hecho.

Otras, no.

Pero habrás aprendido algo.

Lo que no puedes hacer es detenerte.

Estos consejos te ayudarán a tomar tus decisiones con confianza y en menos tiempo.

 

7 tips para tomar decisiones (sin entrar en crisis).

El objetivo es intentar tomar la mejor decisión posible en un momento determinado.

¿Cómo lo haces? Siguiendo estos pasos…

 

1. Acepta que no hay “respuestas correctas”.

Deja de buscar.

Solo hay una respuesta adecuada al momento actual, en base a la información que tienes disponible.

No le des más vueltas.

Y échale un vistazo a este post ;)

 

2. Limita la cantidad de información.

Siempre se nos dice que hay que estar informado para poder tomar las decisiones adecuadas.

Y eso es muy cierto.

Lo que ocurre es que, hoy en día, la información que tenemos a nuestra disposición no tiene fin.

Y llega un momento en que cruzamos el umbral de “no retorno”.

La información nos desborda.

Puede que hayas hecho mucha investigación sobre un tema y hayas superado el punto que solemos definir como la “decisión informada”.

Puede que hayas hablado con varias amigas, y que cada una de ellas te haya dado una opinión totalmente distinta.

Al tener demasiada información sobre la mesa, estás dificultando el proceso de toma de decisión.

Además, debes tener en cuenta que la mayoría de decisiones que tomamos son fácilmente reversibles.

Como no nos damos cuenta de eso, les ponemos mucho más peso del que en realidad tienen.

Si intentas limitar la toma de decisiones de poco valor a no más de dos minutos, te resultará mucho más fácil salir adelante.

 

3. Dale poder al diablillo que viaja sobre tu hombro.

Escúchale cuando te dice que salgas de tu zona de confort y que utilices tu creatividad e imaginación para hacer las cosas de manera distinta.

Te propongo lo siguiente, si tienes que decidir entre diferentes opciones, incluye una opción que sea diametralmente opuesta a lo que tú harías normalmente.

Ahora imagínate que ya has tomado esa decisión y que estás viviendo con sus consecuencias.

¿Cómo te visualizas?

Este ejercicio obligará a tu cerebro a desafiar tus ideas y a ayudarte a definir otros aspectos que no hubieses tenido en cuenta de otro modo.

 

 

4. Analiza los pros y los contras.

Sí, parece una pérdida de tiempo.

Pero si te enfrentas a la decisión de si ampliar tu negocio o no, en esta precisa coyuntura, crear una lista con los pros y los contras, te ahorrará mucho tiempo al final.

Plasmar las ventajas y desventajas de cada decisión sobre el papel, te permite ver físicamente qué “columna” te parece más atractiva.

Esta táctica es también muy útil para pequeñas decisiones.

En esos casos, no hace falta ni que lo escribas, con una lista mental rápida de tus pros y tus contras, te resultará fácil determinar qué es lo peor y lo mejor de cada una de las opciones en un instante.

 

5. No dejes que tus emociones controlen el proceso.

Que no te quepa duda: las emociones se van a intentar entrometer en tu proceso de toma de decisiones.

Aún es más, algunos estudios demuestran que las emociones desencadenadas por otros acontecimientos que no tienen nada que ver con la decisión que vas a tomar, también influyen en la misma.

Imagínate que llevas un mal día.

A los niños no había manera de despertarles, y cuando lo consigues, un despistado va y te da un golpe en un semáforo de camino al centro, donde ibas a hacer cuatro recados y a visitar a un proveedor. Tienes que llamar a la grúa… En fin, ya sabes, un día de esos…

Afortunadamente, tienes tiempo y llegas a la reunión puntual.

Han pasado dos horas desde el incidente matutino.

En teoría, todos esos nervios, ansiedad, y ganas de estrujarle el pescuezo a alguien, tendrían que haberse disipado.

Pues no.

Los estudios de los que te hablaba sugieren que no lo conseguimos.

Y que esas emociones provocadas por acontecimientos sin ningún tipo de relación pueden influir en nuestro proceso de toma de decisiones.

Intenta encontrar un punto emotivo neutral, y actúa.

 

 

6. Fuerza la decisión.

En ocasiones, tienes que decirte: Enough!

¡Basta ya de tanto analizar el tema!

En lugar de dejar que tu mente analice las opciones hasta el agotamiento, fuérzate a tomar una decisión.

 

7. No mires hacia atrás.

Lo hecho, hecho está.

No te sirve de nada darle vueltas.

Aprende del resultado obtenido y prepara tu siguiente paso.

Mantener el foco en tus objetivos es esencial para tomar decisiones de manera inteligente.

Y a ti, ¿te cuesta tomar decisiones? ¿Te “atascas” con facilidad o pasas a la acción rápidamente? Te leo en los comentarios ;)

Sobre Ros

Dicen que su capacidad para desarrollar un concepto de la nada y transformarlo en un negocio triunfador, es única. Nacida para emprender, Ros se lanza a cada proyecto siempre con una sonrisa, porque está convencida de que en esta vida hay que hacer las cosas con ilusión, buen humor (el suyo, dicen que es algo inglés), y respeto por los demás. Le fascina Internet porque tiene el "superpoder" de acercar el conocimiento y las personas entre sí como nada ni nadie. No cree en las distancias, y está convencida de que uno puede sentirse cerca de quien quiera, esté donde esté. La aventura de la Re-invención a los 40 le está resultando súper emocionante. Y quiere más.

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

4 reflexiones en 7 tips para tomar decisiones (sin entrar en crisis)

  1. Eva Responder 14 octubre, 2017 at 11:46 am

    Hola Ros!
    Qué buen tema habéis puesto sobre la mesa! La saturación por la necesidad de toma de decisiones continua es algo que nos afecta a todos… pero diría que especialmente cuando eres emprendedora y madre de familia. El día entero es un puro ser o no ser! :P

    La única tip que añadiría es simplificar todo lo posible los hábitos y rutinas para anticiparnos a esas decisiones que se repiten una y otra vez. Es decir, abrir las puertas al minimalismo en tu vida en todos los ámbitos analógicos y digitales. Si hay una agenda planificada en tu empresa, hay menos lugar para las improvisaciones. Si hay un menu de comidas en casa, hay mucho menos que pensar y puedes automatizar suministros, conseguir más participación en casa… Si en lugar de 300 piezas de ropa tienes 30, o incluso siempre vistes con un estilo muy definido con ligeras variantes, muchas menos neuronas que gastar… y así con todo. La vida lejos de ser aburrida deja más espacio a la creatividad. Pero reconozco que no es para todos ;)

    Con los niños, está el tema de la autonomia. Si les empiezas a dar alas desde pequeños y adoptas una posición de “supervisora”, aprenden a ir tomando pequeñas decisiones por si mismos desde el comienzo, y lo mejor es que lo hacen como un juego!

    En fin, pasito a pasito…

    #
    • Ros
      Ros Responder 14 octubre, 2017 at 3:09 pm

      Me encanta la idea del minimalismo y la simplificación de procesos, Eva! Excelente aportación!!

      #
  2. Laura Responder 20 octubre, 2017 at 6:53 pm

    Me encantó una palabrita que leí hace unos días: INFOXICACIÓN (intoxicación por demasía de información). Es tal cual. Más información tenés y más dudás al momento de decidir. Lo del minimalismo que comenta Eva es una excelente idea, de hecho la estoy aplicando en mi guardarropas desde hace un tiempo y me está funcionando muy bien. Ya no tardo tanto a la mañana para elegir qué ponerme :-)
    Antes me detenía a pensar y repensar cada cosa antes de tomar una decisión. Ahora soy más pragmática.

    #
    • Ros
      Ros Responder 20 octubre, 2017 at 9:39 pm

      Sin duda, Laura! Yo también me he apuntado al minimalismo a la hora de vestir y todo son ventajas :) Y a la hora de tomar decisiones, lo más importante es tomarlas y no caer en el bucle infinito de la “parálisis por análisis”. A tiempo de reconducir nuestros pasos si es necesario siempre estamos. Un abrazo!

      #

Deja un comentario


También te puede interesar...