Top Menu

Cómo dejar de sentirme culpable por querer emprender

Cómo dejar de sentirme culpable por querer emprender

Por Yaiza Leal

Publicado en , | Tags : , , ,

 

Puede que te suene un poco raro esto de sentirse culpable por emprender. Parece ambivalente, ¿verdad?

Sí, porque socialmente tenemos una buena imagen de emprender. Este es el lado positivo.

Pero la otra cara nos muestra que si tomas las riendas de tu proyecto empresarial tal vez no puedes estar tanto rato con tu hijo, tu pareja, o los demás te miran raro.

La culpabilidad es el lado oscuro de emprender, y hoy en este post, vamos arrojarle un poco de luz.

¿Lista?

 

Lo que he aprendido del perdón.

Como psicóloga he descubierto que de un modo u otro, las personas necesitamos liberarnos de la culpa para sanar.

Nos parece que no, pero nos sentimos constantemente mucho más culpables de lo que creemos.

Esto se debe a que tenemos creencias profundas grabadas en nuestro inconsciente, como sociales o incluso católicas, que nos hace reprimirnos.

Y no hace falta ser creyente para que esto te afecte.

Pero cuando a una mujer le gustan dos hombres a la vez automáticamente se siente “pecadora”.

O tal vez cuando tienes que hablar de tus virtudes “crees que no eres humilde”.

Cuando te decides emprender, no solo debes conocerte bien a ti misma, si no que debes mostrarte tal y como eres ante el mundo.

Y por supuesto, defender todo aquello que sabes hacer bien.

¿Cómo nos afecta psicológicamente emprender?

 

Los principales focos de culpabilidad.

Emprender con una buena mentalidad creo que es de las mejores cosas que puedes hacer.

Estoy segura que no solo va a transformar tu economía o tu estilo de vida.

¡Te va a transformar a ti entera!

Así lo sentí yo cuando monté la consulta de psicología.

Y aún lo siento cada día con mi segundo negocio, el Instituto Yaiza Leal, dedicado al crecimiento personal y mindfulness.

Estuve pensando 28 años de mi vida que esto de los negocios digitales era de las cosas más frías que se podían hacer, sobretodo en el trato con las personas.

Sin embargo, conociendo a grandes profesionales como la responsable de este blog, Ros, y muchas otras profesionales comprometidas a mejorar la calidad de vida de las personas.

He comprobado que los cambios incluso pueden ser más rápidos y significativos.

¿Hasta aquí suena bien verdad?

En mi caso, una de las herramientas que más me ha ayudado a enfocar las cosas buscando siempre el mejor modo posible y mantener la serenidad en los momentos más bajos de todo proyecto ha sido el mindfulness.

Si quieres saber qué es y cómo profundizar puedes echarle un vistazo a ¿Qué es el mindfulness? Definición y guía para iniciarse.

Ahora voy a abordar “lo malo”.

Esa voz aliada con el abogado del demonio que intenta desanimarnos en distintos momentos del camino de emprender.

 

1. Por ser “más buena”.

Te parecerá de risa.

Pero puedes llegar a sentirte culpable por ser más buena profesionalmente que tu pareja, tus amigas o tus familiares.

¿Por qué?

Porque les quieres, y te alegras de que las cosas te vayan bien.

Pero también tienes miedo de que te vean diferente, distante, o “la que tiene suerte”.

No quieres que te critiquen por triunfar.

O que piensen que tú piensas que ellos son menos o no han hecho las cosas bien.

Por lo que a veces, el deseo de tener éxito puede frenarte por miedo a destacar.

 

2. Por no compartir tanto rato con tu hijo.

¿Eres madre?

Si tus hijos son mayores de edad tal vez seas una heroína. Una madre ejemplar que no llora por el síndrome del nido vacío y sigue su vida con alegría.

Pero no tienes la misma gloria si tus hijos son más pequeños o dependientes.

¿Cómo te atreves a poner en peligro la estabilidad económica?

¿Cómo eres capaz de dejar a tu hijo por formarte o trabajar en algo que no sabes cómo va a salir?

Estas preguntas tan amenazantes son las que probablemente tú o alguien te puede hacer en cualquier momento de tu carrera como emprendedora si eres madre.

Más adelante te hablaré de cómo lidiar con esta culpa para siempre.

Seguimos con otra forma de culpa famosa en el camino del emprendimiento.

 

3. Por cómo afectará a tu relación sentimental.

¿Y si a ti te van las cosas mejor que a tu pareja?

¿Cambia algo para ti?

¿Cómo lo viviría él?

Si vas andando por el camino como una emprendedora, al final los resultados brotarán.

¿Cómo os vais a organizar?

Estas cuestiones pueden inquietarte a ti y a tu pareja.

 

 

Cómo sanar la culpa.

Es importante comprender que no hay una manera exclusiva de sanar la culpa.

De hecho es una cuestión personal.

La culpa se disolverá cuando hayas comprendido que en realidad no estás haciendo daño a nadie. Incluida tú.

Y que es justamente sintiéndote culpable y reprimiendo todas tus habilidades que te privas a ti y a los demás de tener una vivencia plena.

Vamos a examinar como perdonarnos si se nos despierta alguno o varios de los tres focos de culpa comentados.

 

Dosis de perdón nº1: Me permito triunfar.

El primer foco de culpa estaba relacionado con el miedo a que tus seres queridos te vean diferente.

En este punto es importante que pongas todos tus valores sobre la mesa: 

¿Por qué estás emprendiendo este proyecto?

¿Qué aportarás al mundo si sale bien?

Si hay más personas que pueden beneficiarse que tú y tu familia, formas parte de una buena causa.

Quédate tranquila, estás haciendo el bien.

Eres emprendedora. Por lo tanto, eres diferente. Y sí, la gente habla.

Pero no es lo mismo que defiendas una idea tuya, que una mejora en la calidad de vida de las personas.

De este modo, tú puedes confiar más en ti.

Los demás ya te escuchan con los oídos un poco más abiertos.

Y si te critican, a ti no te importa porque priorizas los beneficios y la ayuda que vas a poder brindar a otros con tu proyecto.

Comprendes la importancia, ¿verdad?

 

Dosis de perdón nº2: Me permito educar libremente.

Te aseguro que no existe una forma clara sobre cómo educar a los hijos. Pero lo que sí tengo muy claro es que necesitan:

  • Atenciones y cuidados básicos. Que tengan su comida, ropa e higiene necesaria.
  • Tiempo de calidad y afecto. Tu hijo no necesita que estés siempre con él. Necesita sentirte cuando estás con él, que es distinto.
  • Entender la situación familiar. Se dice que los niños son una esponja. Lo absorben todo. Y así es. Por lo que si estás sufriendo o hay tensión familiar no creas que puede pasar desapercibida.

Los niños lo notarán y les perjudicará si no entienden la situación o llegan a pensar que es culpa suya.

Es mucho mejor que te acerques a él y, adaptado a cada edad, le cuentes tu situación.

Háblale de tu proyecto. No hace falta entrar en detalle. Solo que sepa las acciones que estás haciendo:

  • Mamá ha tenido una idea y quiere probarlo.
  • Me gustaría ayudar a los demás de esta forma.
  • Ahora vamos a estar menos rato juntos porque estoy haciendo esto, pero vamos a pensar cómo podemos recuperar en otros momentos de la semana.

Si se les habla claro, los niños entienden y encajan perfectamente la situación.

Es más, te vas a convertir en una referencia positiva para ellos.

Es cierto que algunos niños son muy demandantes y solo piden atención.

Pero en el fondo cualquier niño prefiere una madre feliz que una madre sacrificada.

Por lo que a la larga lo que estás haciendo es ofrecerle un ejemplo de superación.

Le estás diciendo que aunque sea adulto debe seguir sus sueños. Que debe ser feliz.

¿De qué mejor forma que con tu ejemplo?

 

Dosis de perdón nº3: Me permito confiar en el amor.

El tercer foco de culpa está relacionado con el miedo a que la situación sentimental se desequilibre debido a tu nuevo proyecto.

Tengo la firme idea que una pareja es un compañero o compañera de vida.

Por lo tanto, quién te ama te ayuda a que seas feliz. No te hace feliz, solo te ayuda.

Me refiero a cosas sencillas como que no cuestiona tu valía.

No te pone trabas para que seas libre para decidir por ti, o compartir gran parte de tu tiempo con otras personas con las que tienes muchas afinidades.

Lo importante es lo comentado, que haya amor.

Pero hay un segundo ingrediente clave. Que tengáis los mismos valores.

No importa cuán diferentes sean vuestros trabajos o formas de ser. Lo que importa es que tengáis los mismos valores.

Me refiero por ejemplo a que seáis honestos, tengáis una comunicación clara, creáis que seguir teniendo hobbies es imprescindible aunque tengas 60 años, etc.

Por lo tanto, al fin y al cabo. Que sigáis juntos o no, no depende tanto de ti. Ni de él.

Los dos debéis seguir creciendo como personas.

Y según cómo integréis los cambios que nazcan en vuestras vidas podréis o no seguir siendo compañeros de viaje.

 

Un consejo más sobre el perdón.

Si has sentido que alguna parte de este artículo resonaba en ti, párate.

Examina ese sentimiento y pregúntate de dónde viene.

Entiendo muy bien como psicóloga y emprendedora que emprender significa ir a contracorriente muchas veces.

Y normalmente, hasta que no pasan unos dos años desde el inicio del proyecto, que es cuando puede empezar a sentarse una buena base, habrá momentos duros.

Mi consejo antes de despedirme es que no importa las veces que tengas que fallar.

Que te tengan que criticar.

Que tengas que aprender a escucharte y perdonarte.

Estamos aquí para experimentar, y emprender es un camino constante de aventura.

¿Qué culpa se te ha activado a ti en algún momento?

Me encantará saber de ti en los comentarios.

Sobre Yaiza Leal

Psicóloga clínica y fundadora del Instituto Yaiza Leal. Ayudo a personas a conocer mejor su mente para vivir una vida equilibrada y plena. Pero sobretodo, a que superes tus límites y expandas tu potencial. ¿Dominas tu mente o ella a ti? Empieza a dominarla cuidando tu autoestima con mi curso gratuito en yaizaleal.com

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

2 reflexiones en Cómo dejar de sentirme culpable por querer emprender

  1. Mar Responder 16 diciembre, 2017 at 1:06 pm

    Buenos días, me ha encantado todo lo que he leído y me sentido tannnnnnn identificada!!!!!!! Muchas gracias por hacerme sentir menos rara por querer cumplir mi sueño, Mar Torralbo, madre de dos hijos, esposa y el tercero que viene en camino que es mi nuevo proyecto MtMtravel&Mas.

    Muchas gracias Yaiza

    #
  2. Yaiza Leal
    Yaiza Leal Responder 17 diciembre, 2017 at 8:31 pm

    ¡Me alegro muchísimo Mar! He estado mirando tu proyecto y tiene muy buena pinta. No eres rara para nada, simplemente te estás haciendo caso :)

    ¡Un abrazo!

    #

Deja un comentario


También te puede interesar...