Top Menu

¿Emprender sola o emprender con socios? Descubre qué te interesa más

Por Diana

Publicado en | Tags : , ,

  

¿Estás a punto de emprender y crees que no puedes hacerlo sola?

¿Sientes la necesidad de conseguir una socia?

Si tu respuesta es afirmativa, te recomiendo que tomes una pausa porque te voy a contar las ventajas y desventajas de emprender con socios, y los 7 errores más comunes que puedes cometer.

Comenzamos.

Una de las decisiones más importantes a la hora de emprender un negocio es saber si te conviene o no incorporar socios a tu empresa.

Un buen socio te puede impulsar a lo más alto, pero un buen negocio puede ir a la quiebra si eliges malos socios.

Antes de nada ten en cuenta que existen muchos tipos de socios en el mundo de los negocios.

Algunos serán copropietarios de tu empresa; es decir, que tendrán participación accionaria y derecho a participar con voz y voto en la toma de decisiones.

Pero también existen aquellos que participan de los resultados del negocio, sin ser socios propietarios de la empresa.

En tu camino como emprendedora, habrá ciertas motivaciones que te lleven a pensar en emprender con socios.

Pero solo te mencionaré las que a mí, de una u otra forma, me influyeron a la hora de tomar la decisión.

 

3 razones de peso para emprender con socios.

1. Aportan talento, conocimientos y competencias que complementen a los tuyos.

Por ejemplo: un profesional en finanzas, un especialista en desarrollar el producto que deseas fabricar o vender, un experto en marketing para impulsar las ventas de tu negocio, un especialista en cocina que te ayude con las tareas culinarias en un restaurante o cafetería, incluso, una persona de carácter y liderazgo que se encargue de la gestión.

 

2. Inyectan capital.

Ya sea porque no tengas garantías para obtener financiación bancaria, porque la empresa es nueva y no tiene un histórico que la haga atractiva, o porque la actividad sea tan innovadora que solo un inversionista con visión puede creer en el proyecto.

Sabes que necesitas capital y puedes pensar que es mejor o más barato que un socio capitalista lo aporte.

 

3. Atraen clientes.

Un socio que aporte contactos, una gran cartera de clientes, una selecta lista de proveedores estratégicos y un conocimiento profundo del mercado, te ahorrará meses y hasta años de esfuerzo.

Sabes que eso reduce la curva de aprendizaje y acelera el proceso de crecimiento.

 

Y ahora te pregunto, ¿estas y muchas otras razones son las que te han motivado, hoy o alguna vez, a considerar la posibilidad de emprender con socios?

Si tu respuesta es afirmativa, continua leyndo y no te detengas porque aún hay más.

 

Consideraciones si estás pensando emprender con un negocio familiar.

Hay un tipo de socio “particular” que es la familia.

Ellos pueden tener por derecho propio, ahora o en el futuro, participación en la empresa que estás creando.

Sobre la incorporación de tu familia a la empresa, te presento tres opciones:

 

1. Quedar completamente fuera de la empresa.

Al menos “por el momento”.

En este caso, tú decides que no trabajarán en tus negocios, que no participarán en la toma de decisiones y que no tendrán participación accionaria.

 

2. Incorporarlos para que ocupen diferentes funciones.

Para esto sabes que lo correcto es que reúnan las competencias requeridas para el puesto y deberán ganar una salario de mercado; es decir, el mismo salario que ganaría un particular con las mismas competencias para ese puesto.

Un detalle: sabes que no debes crear puestos para hacerle un hueco a un familiar, porque eso aumentaría los costes fijos y afectaría las ganancias.

En esta opción, el socio trabajaría para la empresa, pero no participaría en la toma de decisiones ni tendría participación accionaria.

Si es así, a este tipo de empresa no se le puede llamar “empresa familiar”.

 

3. Crear una empresa familiar donde la propiedad está en manos de varios miembros de la familia.

Es decir, hermanos, padres, hijos, esposos, primos o familiares cercanos son dueños de una porción de la empresa.

Todos participan en la definición de las estrategias empresariales, definen la misión, la visión y la ruta que ha de seguir la compañía.

No siempre, o no todos estos familiares copropietarios, trabajarán para la empresa; pero sí estarán involucrados en la toma de decisiones y esperarán dividendos sobre sus participaciones.
En medio de estas tres opciones pueden darse variantes o versiones intermedias.

Por ejemplo, son clásicos y abundantes los casos de las “empresas familiares” en las que el fundador es el líder incuestionable del crecimiento del negocio, lleva adelante la dirección de la compañía y, muchas veces, es autocrático en el desempeño de sus funciones.

Esta persona no consulta, ni involucra a otros en los procesos de la empresa; pero sabe que algún día tendrá que buscar en quién delegar la dirección del negocio y será entonces cuando buscará, primero dentro de sus familiares, empezando por sus hijos, un “heredero” del trono.

 

Ventajas e inconvenientes de emprender con socios.

Debes tener presente que la incorporación de socios a tu empresa es una de las decisiones más trascendentales y con mayor impacto en el largo plazo.

Y tomando en cuenta los motivos que te llevaron a la decisión de buscar un socio amigo, conocido, familiar, deberás tener en cuenta que existen ventajas y desventajas.

 

Ventajas de emprender con socios.

  • Podrás acumular un mayor capital o inversión.
  • Tendrás oportunidad de combinar habilidades, recursos y experiencia así como conocimientos del mercado, entre otros.
  • Tendrás mayores opciones para delegar de funciones, tareas y responsabilidades.
  • Contarás con apoyo logístico y moral. Alguien que trabaja por pasión y no solo por el sueldo.
  • Podrás disminuir el riesgo, al ser compartido.
  • Obtendrás mayor capacidad para analizar y tomar decisiones.

 

Inconvenientes de emprender con socios.

  • Incoordinación en la toma de decisiones.
  • Asumir las decisiones erradas que el otro socio pueda tomar.
  • Disputas y conflictos personales, que pueden llegar al repartir beneficios.
  • Luchas de autoridad y poder.

 

A pesar de que son más las ventajas que las desventajas, te recomiendo que evalúes las desventajas, ya que al ser pocas tienen un enorme peso y son dignas de valoración.

 

7 errores que no debes cometer al emprender con socios.

Existen 7 errores muy comunes que puedes cometer cuando decides emprender con socios.

Antes de nada debo decirte que, en teoría, una sociedad es una buena forma de iniciar una empresa.

Sin embargo, en mi experiencia, no siempre es la mejor forma en la que una emprendedora puede organizar su negocio.

Lo difícil de la mayoría de las sociedades es que son como los matrimonios, y si conoces las estadísticas, sabrás de antemano que más de la mitad no sobreviven.

Hacer que un matrimonio funcione implica tener que manejar una serie de asuntos en pareja: ego, dinero, estrés y manejo de gastos.

Piénsalo y compáralo con una sociedad y tendrás una idea del trabajo que requiere conseguir que una sociedad se mantenga a flote.

Así que si estás pensando en atraer a un socio para emprender, evita los siguientes errores:

 

1. Formaliza tus contratos.

No tener un contrato por escrito y firmado es un grave error.

Debido a la naturaleza de las sociedades, todo detalle y obligación debe definirse con claridad y ponerse por escrito, siendo aceptado por ambas partes.

Es recomendable hacerlo con la ayuda de un abogado profesional con experiencia en el ramo, elegido por todos los socios.

 

2. Pacta las obligaciones.

Uno de los principales obstáculos en los acuerdos entre socios es la suposición de obligaciones el uno sobre el otro.

Una forma de evitar estos problemas es crear sociedades limitadas, donde un socio no es responsable de las acciones y obligaciones del otro.

De nuevo, para conseguir este punto lo recomendable es contratar a un abogado especializado.

 

3. Los negocios son negocios. Deja los sentimientos a un lado.

¿Esperas que la amistad sobreviva a la ruptura de la sociedad?

Nuevamente, vamos a verlo como si fuese un matrimonio.

¿Cuántas ex parejas siguen siendo verdaderos amigos?

No muchas, la verdad.

Así que no te asocies con una amiga esperando que lo sigáis siendo si dejáis de ser socias.

Puede sonar bien hacer negocios con tus amigas, pero recuerda que en el mundo de los negocios, éstos van primero y las amistades, después.

 

4. La media naranja no es buena opción.

Tener una sociedad 50/50 puede ser una decisión nefasta.

Todo negocio, incluso las sociedades, necesitan un jefe.

Si apuestas por incluir a un socio, divide el negocio 60/40 ó 70/30.

Así, tú y el negocio tendréis a una persona que se encargue del control en general.

 

5. Evita precipitarte.

Asociarte con alguien solo porque no tienes presupuesto para contratar personal también te puede salir muy caro.

Esto es un asesino de la sociedad desde el principio.

La escena casi siempre es la misma: “Martha tiene una idea de negocio y Laura tiene habilidad empresarial, pero Martha no tiene dinero para contratar a Laura como empleada, por lo que deciden compartir responsabilidades, gastos y ganancias”.

Si este es tu caso, considera contratarla o realizar un contrato independiente de prestación de servicios como freelance.

 

6. Los números claros.

Si compartes tu propio capital (ya sea dinero, recursos, información o propiedad) estás automáticamente dando parte de tu empresa.

En un mundo perfecto, tu socio es una persona íntegra y no se sentirá tentado a huir con el dinero de ambos.

Sin embargo, el mundo no es perfecto, por lo que debes ser muy cuidadosa.

Especifica desde el principio que compartiréis los gastos; así será más difícil que la otra persona “se lave las manos” si las cosas salen mal.

 

7. Tu Plan B.

Los matrimonios entre personas con muchos recursos comienzan con un acuerdo prenupcial.

Lo mismo debes hacer en tu sociedad.

En el acuerdo, y vuelvo y repito “si existe”, lo mejor será procurar que defina los términos de salida que permitan que tú o tu socia abandonéis la empresa, así como opciones para que la otra parte pueda comprar el resto del negocio.

 

Ahora bien, después de empaparte de los pros y contras que existen para emprender con socios, ¿qué prefieres, emprender con un amigo, conocido o familiar, o emprender sola?

Un último empujón para tu decisión final.

En lo que a mi respecta, sola me ha ido mucho mejor.

Además, me ha servido para darme cuenta que poseo muchas habilidades y cualidades que desconocía de mi misma.

Te leo en los comentarios y, si te ha gustado, ¡comparte con tus redes sociales!

 

Sobre Diana

Dicen que soy muy curiosa y que siempre tengo algo que hacer. Un día decidí frenar el abuso de la gente hasta convertirme en “Oveja Negra”, algo que no resultó tan bueno, pero me llevó a transformarme en la persona que hoy estoy orgullosa de ser. Durante toda mi carrera profesional he tratado con gente de todos los niveles socio-económicos, ideologías y diferentes formas de ver la vida. Eso me hizo darme cuenta que debía sentarme a escribir lo que veo, siento y percibo “desde mi trinchera” (como decimos en México).

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja un comentario


También te puede interesar...