Top Menu

Cómo planificar con éxito la reunión con tu jefe para decirle adiós

Por Ros

Publicado en | Tags : , , ,

¿Estás decidida a lanzar tu propio negocio al que llevas dándole forma desde hace tiempo?

¡Bienvenida al mundo de la mujer emprendedora!

Con este paso, le estás dando una vuelta a tu vida.

Es estimulante saber que cada día son más las mujeres que se inician en un mercado en el que se creía que solo los hombres podían ser competitivos.

Y a los 40, ¿y qué?

El mundo ha cambiado y, a pesar de las ideas obtusas o machistas, los miedos infundados y tabúes, la mujer ha sabido abrirse paso y ha demostrado su talento en todas las áreas.

Una vez tomada la decisión trascendental y personal de emprender algo nuevo y de compartirlo con tu núcleo más cercano, es hora de dar el siguiente paso: terminar con el compromiso laboral que tienes a día de hoy.

Tal vez signifique abandonar tu comodidad y seguridad laboral actual, pero también va a liberarte de una vieja carga, que te permitirá tener la libertad, el tiempo y la energía suficiente para comenzar tus nuevas actividades.

No quiere decir que debas cerrar la puerta para siempre a todas aquellas personas y experiencias que te han acompañado hasta ahora.

Al contrario.

Todas estas experiencias, personas y lugares que has conocido, son las que te han hecho lo suficientemente fuerte y capaz para emprender este nuevo reto.

Por lo que siempre será bueno volver a ellas cuando sea necesario.

Ten en cuenta que tu renuncia al presente en el que vives debe ocurrir de la mejor forma posible.

Olvídate de quién hizo y no hizo, de esos que te ayudaron o dejaron de hacerlo.

Errar es de humanos.

Por lo tanto, agradecer a tu jefe su ayuda mientras trabajaste bajo sus órdenes en la empresa, puede convertirse en un comodín bajo tu manga para el futuro.

 

Cómo planificar la reunión con tu jefe para dejar tu trabajo.

1. Sé discreta.

Solicita una reunión en privado con tu jefe y asegúrate de que sea la primera persona de la empresa a la que le das la noticia.

Luego tendrás ocasión de hablar con tus compañeros.

Procura que esta reunión sea anticipada, preferiblemente entre 15 días a un mes antes de la fecha de la renuncia.

La mejor forma de decidir las palabras que vas a utilizar y cómo lo vas a hacer, es colocarte en el lugar del otro: sé empática.

Si yo estuviera en los zapatos de mi jefe, ¿qué diría? ¿Qué exigiría? ¿Qué esperaría?

Si quieres que tu jefe mantenga una buena imagen de ti como profesional y como persona, lo correcto y lo más conveniente, es que le comuniques anticipadamente que piensas renunciar.

Recuerda que tu jefe necesitará buscar a alguien que te sustituya y probablemente habrá que orientar a esta nueva persona.

También hay lapsos legales establecidos para cumplir este preaviso, que dependerán de las condiciones de tu contrato.

Intenta siempre que tus acciones tengan la mejor intención.

Sé clara y transparente.

 

2. Planifica tu renuncia.

Aunque siempre es mejor resolver algo complicado lo más pronto posible, en este caso debes tomarte un tiempo para mantener al día tus responsabilidades.

Así que, ponte en marcha y no dejes nada pendiente.

Recuerda que la idea es salir con referencias positivas, iguales o mejores que las que tenías cuando comenzaste a trabajar en tu empresa actual.

Es posible que tu trabajo sea muy importante para la empresa o para tu jefe.

Así que, tal vez, te ofrezca algún ascenso o cambio tentador para evitar que te vayas.

No rechaces de una vez la oferta.

Dale la importancia necesaria y consúltalo con la almohada.

Coloca las opciones en la balanza y luego toma la decisión que mejor te convenga.

En este punto, vuelve a repasar todas las preguntas que te llevaron a tomar tu decisión de emprender.

Y muy especialmente tu POR QUÉ.

 

3. Redacta tu carta de renuncia de manera formal.

Evita recrearte en rencores y desacuerdos.

Explica los motivos de manera breve, sin redundancia y mostrando tu agradecimiento.

Recuerda que la empresa a la que estás renunciando, podrá servirte de referencia.

En internet, puedes encontrar un sinfín de ideas y modelos para redactarla.

Y, ante la duda, te recomiendo que lo consultes con un asesor/a o abogado/a laboral que pueda garantizarte que estás cumpliendo con las exigencias legales.

El mercado del emprendimiento es complejo y la mujer 40yqué lo sabe.

Por eso, ha aprendido a ser cuidadosa al lanzar su propia empresa.

Sé valiente para defender tu decisión, pero también sé cortés para escuchar lo que te tengan que decir y, si hay alguna condición sobre la mesa, siempre es más inteligente negociar.

 

Ahora cuéntame, ¿ya estás programando la salida de tu empresa? ¡Ánimo! Te leo en los comentarios :)

Sobre Ros

Dicen que su capacidad para desarrollar un concepto de la nada y transformarlo en un negocio triunfador, es única. Nacida para emprender, Ros se lanza a cada proyecto siempre con una sonrisa, porque está convencida de que en esta vida hay que hacer las cosas con ilusión, buen humor (el suyo, dicen que es algo inglés), y respeto por los demás. Le fascina Internet porque tiene el "superpoder" de acercar el conocimiento y las personas entre sí como nada ni nadie. No cree en las distancias, y está convencida de que uno puede sentirse cerca de quien quiera, esté donde esté. La aventura de la Re-invención a los 40 le está resultando súper emocionante. Y quiere más.

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

Aún no hay comentarios. ¿Te animas a ser la primera?

Deja un comentario


También te puede interesar...