Top Menu

Cómo sanear tus finanzas personales para emprender sin estrés

Por Diana Rebollar

Publicado en | Tags : , , ,

 

Si estás leyendo este post, seguro que llevas tiempo barajando la posibilidad de despedir a tu jefe.

Sin embargo, hay algo que te frena.

No estás segura de tener los recursos económicos necesarios para hacer frente a este proceso de reinvención profesional.

Si hasta el día de hoy no has prestado especial atención a cómo organizas tu dinero, es momento de ponerte manos a la obra.

Tienes que poner a punto tus finanzas personales.

 

¿Qué son las finanzas personales?

Las finanzas personales son una de las eternas asignaturas pendientes de los españoles.

Otro aspecto con el que lidiamos en el día a día y que nadie nos enseñó a manejar.

Esta falta de cultura financiera ha causado estragos en muchas familias durante los últimos años.

Si bien es cierto que conseguir unas finanzas personales saneadas es tan sencillo como gastar menos de lo que ingresas, en ocasiones, merece la pena ir un poco más allá.

Dedícale un tiempo a este asunto y sentirás, con fuerza, que tienes mayor control sobre tu vida.

 

Tus finanzas personales punto por punto.

Puede que hasta ahora no hayas prestado especial atención a tus finanzas.

Quizás nunca te hayas propuesto ahorrar en serio o no sepas qué diferencias hay entre un fondo de inversión y un depósito a largo plazo.

No obstante, antes de entrar en detalles, conviene que conozcas cuáles son los principales integrantes de las finanzas personales.

 

Tus ingresos.

Es difícil tener unas finanzas personales saneadas si no obtienes ingresos por ninguna vía.

Lo ideal es contar con varias fuentes de ingresos y que, al menos, alguna de ellas dependa de ti misma.

Algo muy común es tener como única fuente de ingresos un trabajo por cuenta ajena.

Esto es una temeridad, ya que por un lado, solo obtienes ingresos por una vía, y además, esta fuente de ingresos no depende de ti.

Si este es tu caso, lo ideal es combinarlo con una fuente de ingresos propia.

Una opción es crear un sistema que te genere ingresos de forma pasiva.

Los ingresos pasivos, al contrario de lo que muchos piensan, sí requieren de mucho trabajo.

Pero una vez creados, te reportan ingresos sin requerir de tu presencia.

Ejemplos de ingresos pasivos son la publicación de un libro, el alquiler de un inmueble o la venta de infoproductos, entre otros.

Si creas varias fuentes de ingresos donde al menos una de ellas dependa de ti tu situación financiera mejorará automáticamente.

Y tu libertad también, ya que no sentirás con tanta fuerza la presión de no poder perder tu única fuente de ingresos.

Si quieres mejorar tus finanzas personales, los ingresos son la mejor rama a tocar, ya que no tienen techo.

Siempre puedes crear más ingresos, sobre todo si cuentas con fuentes de ingresos propias, ya que si vendes “x” unidades del algo, siempre puedes vender “x+1”.

La clave para hacer esto está en desvincular tus ingresos de tu tiempo.

Es decir, no vender horas, sino soluciones.

Todo esto convierte a los ingresos en el pilar principal de las finanzas personales.

 

Tus gastos.

Cuando una persona quiere mejorar sus finanzas personales, lo primero que hace es revisar sus gastos.

Esto está bien, pero como hemos visto en el apartado anterior, la mejor opción para mejorar tus finanzas es la de incrementar tus ingresos.

Si te centras en disminuir tus gastos tendrás un mayor efecto en el corto plazo, pero estás limitada, ya que hay un punto en el que no puedes ahorrar más.

Con esto no quiero decir que no debas prestar atención a tus gastos, ni mucho menos.

Debes ser consciente de en qué gastas tu dinero, sobre todo si hay cosas que quieres hacer y no te las puedes permitir.

Te sorprendería saber la cantidad de personas que gastan su dinero en compras banales que apenas les aportan valor y que les hacen renunciar a aquello que les haría felices, como un viaje, un ordenador nuevo, esa formación que tanto les gustaría hacer… ¡lo que sea!

 

 

Tus ahorros.

Déjame adivinar.

Si me pongo en el caso optimista de que ahorras dinero todos los meses, seguro que esa cantidad depende de cómo haya ido el mes.

O lo que es lo mismo, ahorras lo que te sobra a final de mes.

Ahorrar mes a mes ya es ir un paso por delante de todos aquellos que no lo consiguen.

Sin embargo, ahorrar las “sobras” no es la mejor opción.

Lo que te recomiendo es que interiorices esta frase: Págate primero a ti.

No ahorres a final de mes, ahorra a primero de cada mes. Esa debe ser tu prioridad para construir unas finanzas personales fuertes.

Crea un plan de ahorros que a principios de cada mes retire una cantidad fija de tu cuenta corriente.

Tu primer objetivo a la hora de ahorrar debe ser el de crear un fondo de emergencia.

Tu fondo de emergencia debe ser una cantidad de entre 6 y 12 meses de tus ingresos.

Si cada mes ingresas 2000€ tu fondo de emergencia debe estar entre los 12.000€ y los 24.000€.

Si partes de cero, proponte seriamente crear tu fondo de emergencia de 6 meses como prioridad y después, de manera más relajada, trata de ampliarlo hasta los 12 meses.

Este dinero no está destinado a comprarte una casa, ni un coche.

Tan solo debes usarlo en caso de emergencia.

Una vez usado, total o parcialmente, vuelve a crearlo como prioridad.

 

Tus inversiones.

Tus inversiones también forman parte de tus finanzas personales, convirtiéndose en ocasiones en una fuente de ingresos propia y pasiva.

Lo importante a la hora de invertir es tener en cuenta tu perfil como inversora. Si tienes un perfil conservador, moderado o arriesgado.

Y en base a ello optar por unos productos u otros.

Aunque si estás leyendo este post puede que la inversión que más te interese sea la de tu propia reinvención profesional.

 

Cómo sanear tus finanzas personales para dar paso a tu reinvención profesional.

Pese a lo que pueda parecer en un principio, la situación de partida no suele ser determinante para tener éxito con tu negocio a largo plazo.

Lo realmente importante es tener buenos hábitos que te lleven a donde quieres estar.

Eso sí, contar con una situación de partida ventajosa te permitirá acortar tiempos y conseguir mejores resultados en el corto plazo.

Una cuestión todavía más importante.

Tener unas finanzas saneadas a la hora de emprender hará que te sientas más cómoda y tomes mejores decisiones, al no verte obligada a conseguir unos resultados inmediatos para poder sobrevivir.

Veamos en qué aspectos debes enfocarte según la etapa emprendedora en que te encuentres.

 

Etapa Pre-Emprendedora.

Lo normal es que la idea de emprender te ronde la cabeza mucho tiempo antes de ponerla en marcha.

Sin embargo, siempre hay un punto en que lo ves claro y pones fecha a tu reinvención profesional.

Es entonces cuando el engranaje empieza a funcionar.

En esta etapa conviene que centres tus esfuerzos en 2 puntos.

 

1. Crear tu fondo de emergencia.

Antes de lanzarte a emprender es importante contar con un fondo de emergencia, por lo que durante esta etapa tu prioridad será ahorrar para poder emprender con tranquilidad.

 

2. Ajustar los gastos.

Puede que sea la primera vez que te planteas en serio controlar en qué gastas tu dinero.

Anota tus gastos y comienza a ser consciente del valor que te aporta cada euro gastado.

Piensa en tu objetivo de reinvención y renuncia a aquellos gastos que no marquen la diferencia en tu vida.

 

 

Etapa Emprendedora.

Esta etapa comienza en el momento en que echas andar tu proyecto.

Tus finanzas personales están empezando a cambiar, y por lo tanto, tus objetivos también.

Ahora tus prioridades son:

 

1. Generar tus primeros ingresos.

Una vez que te pones en marcha, tu principal meta es generar tus primeros ingresos.

Crea tu primer producto o servicio mínimo viable y a partir de ahí, mediante ensayo y error, haz ajustes.

Pero en ningún caso esperes a que todo sea perfecto para empezar.

 

2. Ajustar gastos.

Al inicio de esta etapa ya debes tener claro en qué gastas tu dinero mes a mes.

Ahora el reto aumenta, ya que a los gastos propios de tu día a día se unen los de tu proyecto.

Es importante que desde el primer momento separes los gastos personales de los gastos profesionales.

Una cosa es tu proyecto y otra cosa eres tú.

Aunque comiences como autónoma, separa claramente qué parte de los ingresos serán tu “sueldo” y qué parte se queda en el proyecto.

 

Etapa Post-Emprendedora.

La etapa postemprendedora da comienzo cuando consigues estabilizar tus ingresos.

Para algunas este punto puede estar en los 2.000€ mensuales y para otra en los 4.000€.

En este momento tus prioridades vuelven a redefinirse en:

 

1. Reconstruir tu fondo de emergencia.

Durante la etapa emprendedora es posible que hayas echado mano de tu fondo de emergencia.

O quizás no te dio tiempo a ahorrar el equivalente a 12 meses de ingresos antes de comenzar a emprender.

Una vez que tu negocio se estabiliza y consigues tener unos ingresos similares a los que tendrías trabajando por cuenta ajena, toca reconstruir tu fondo de emergencia.

Recuerda que si tu nivel de ingresos aumenta, tu fondo de emergencia también debe hacerlo.

 

2. Alcanzar el estilo de vida deseado.

Cuando tu negocio te dé la estabilidad económica que te permita vivir “bien”, es momento de echar la vista atrás y recordar qué fue lo que te llevó a emprender.

Cada persona tiene unos motivos diferentes que le llevan a reinventarse profesionalmente.

Recupera los tuyos, modifica aquello que sea necesario y trabaja por conseguir ese estilo de vida que deseas.

Para algunas consistirá en ganar mucho dinero para comprar una nueva casa, para otras tener más tiempo libre y para otras tener libertad geográfica.

Así que define cómo sería tu vida ideal y trabaja por hacerla realidad.

 

Conclusiones.

Cómo ves, para tener tus finanzas bajo control no hace falta ser una experta con los números.

Tan solo es necesario invertir un poco de tiempo cada mes en seguir el plan que te lleve a tus objetivos.

Si no sabes por dónde empezar te invito a visitar mi blog Emprender y Vivir, donde puedes descargarte la guía para Coachear tu Finanzas Personales y empezar hoy mismo tu camino hacia la reinvención profesional.

Aprovecho la oportunidad para saludar a todas las integrantes de la fantástica comunidad de 40yqué, que ha ayudado a tantas mujeres a reinventarse profesionalmente y a vivir con propósito.

¡Nos vemos en los comentarios!

Sobre Diana Rebollar

Estudié Administración y Dirección de Empresas con la ilusión de tener mi propio negocio. Cuando acabé la universidad me puse a dar pasos hacia mi objetivo y así nació mi blog "Emprender y Vivir". Poco después, me formé en Coaching Personal y Ejecutivo. Ahora soy Coach de Mentes Emprendedoras que quieren ser las protagonistas de sus vidas.

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

6 reflexiones en Cómo sanear tus finanzas personales para emprender sin estrés

  1. Laura Responder 18 septiembre, 2017 at 3:33 am

    Me encantó esta publicación. Clara, concisa y con datos concretos en los que fijarnos, según la etapa de emprendedurismo en la que nos encontremos. Es cierto que nadie te enseña esto y el común de la gente no tiene idea bien de cómo manejarse. Este mes he decidido que no me compraré ropa nueva esta temporada (tengo un montón que está a la moda, como nueva y en realidad no me hace falta más) y que a principio de cada mes destinaré una parte del sueldo a hacerme un “colchoncito”. Me alegra estar en línea con algunos de los buenos consejos que das en esta publicación. ¡Gracias DIana!

    #
    • Diana Rebollar
      Diana Rebollar Responder 18 septiembre, 2017 at 10:59 pm

      ¡Hola Laura!

      Me alegro mucho de que te haya gustado el post, y también de que ya estés implementando algunas cosillas que comento en él.

      Me parece un buen comienzo el de no derrochar más de la cuenta en ropa, ya que para mucha gente este es un gasto recurrente del que puede prescindir por una temporada. ¡Tenemos más ropa de la que nos ponemos!

      Mucho ánimo en la creación de tu colchón financiero :)

      ¡Un abrazo!

      #
  2. Almudena Responder 24 septiembre, 2017 at 6:37 pm

    Me ha encantado. Está genial y muy útil a la vez que i interesante. Muchas gracias. Todavía estoy en el punto de querer emprender sin saber por dónde empezar.

    #
    • Diana Rebollar
      Diana Rebollar Responder 24 septiembre, 2017 at 7:10 pm

      ¡Qué bueno que te haya resultado útil el post!

      En ese punto que estás lo más importante es empezar con algo, por poco que sea. Y poco a poco, irás encontrando claridad y avanzando hacia tu objetivo.

      ¡Mucho ánimo!

      #
  3. Susana mateos Responder 14 octubre, 2017 at 10:00 am

    Muy buen post. Un esquema cronológico que puede ayudar mucho a saber dónde te encuentras y lo que es bueno hacer en esa etapa.

    #
    • Diana Rebollar
      Diana Rebollar Responder 14 octubre, 2017 at 11:31 am

      Hola Susana!

      Esa es la idea, tener una pequeña guía de en qué merece la pena centrarse en función de la etapa en que te encuentres como emprendedora.

      ¡Un saludo!

      #

Deja un comentario


También te puede interesar...