Top Menu

Ser madre y emprender a los 40

Ser madre y emprender a los 40, ¿mito o realidad?

Por Diana

Publicado en | Tags : , ,

 

En muchas ocasiones, hablando con buenas amigas, he escuchado decir cosas como:

  • Tengo una idea de negocio pero… ya sabes… los niños…
  • No tengo mucho tiempo para lanzar mi negocio y echarlo a andar…
  • ¿Y si la cosa no sale bien? Me preocupa el futuro de mis hijos…

Lo entiendo.

Yo también soy madre. Y emprendedora.

Por eso quiero compartir contigo mi visión y experiencia para ayudarte a conciliar ambas facetas de tu vida.

 

 

Las mujeres tenemos diferentes roles dentro de la familia.

Ser madre, pareja y organizar las tareas del hogar para que todo funcione como debe (con más o menos ayuda ;)

Pero vivimos en una época donde estos roles ya no son la meta principal para la autorrealización de una mujer.

El éxito profesional es una de las principales aspiraciones para nuestro crecimiento y satisfacción personal.

Un porcentaje importante de mujeres tiene un empleo que forma parte del sustento económico de la familia.

Pero, en el momento en que son madres, algunas optan por dejar la vida laboral para estar presentes en el desarrollo de sus hijos.

Y… ¿quién dice que el trabajo no permite a la mujer cuidar de su familia?

Es cierto que un trabajo por cuenta ajena puede tener ciertas desventajas que afectan al cuidado de la familia (esencialmente por la falta de flexibilidad horaria).

Sin embargo, existe la posibilidad de seguir trabajando mientras cuidas a tus hijos creando tu propio negocio digital.

 

Consejos para emprender tu propio negocio desde casa.

Iniciar un negocio propio tiene muchos beneficios:

  • Diseñas tu propio horario.
  • Adaptas el desarrollo de tus actividades a tu comodidad.
  • Cuidas de tu hijos mientras trabajas.
  • Dispones de más libertad de movimiento.
  • Decides con qué personas o empresas quieres trabajar…

Por eso cada vez hay más mujeres que, además de ser madres, están iniciando un negocio desde casa que les permite ser económicamente independientes, desarrollarse en lo que les apasiona y, por supuesto, cuidar de sus hijos casi a tiempo completo.

El comercio electrónico te permite convertirte en una mamá emprendedora, y cuentas con la flexibilidad necesaria para trabajar en cualquier momento y desde cualquier ubicación, incluyendo tu casa.

Pero ¡ojo! Sea cual sea el negocio que decidas emprender, desde tu casa o no, electrónico o no, esto no quiere decir que sea un trabajo sencillo.

Al contrario, es necesario crear un firme compromiso y poner todo el esfuerzo para obtener los resultados esperados.

Si estás decidida a crear un negocio en casa y ser mamá a la vez, voy a compartir contigo unos consejos que te ayudarán a cumplir tus sueños.

 

 

Mi proceso de emprendimiento siendo madre de un niño de 5 años no ha sido nada fácil.

Vivimos una etapa en la que nuestros pequeños requieren mucha atención.

Y más aún cuando el negocio que estamos impulsando, como es mi caso, es en el área de la restauración.

¿Cómo lo hago para combinar ambos roles en el día a día?

La receta principal es involucrar al pequeño, lo máximo posible, en cualquiera que sea tu rol empresarial.

De esa forma, más allá de aprender valores muy interesantes para su desarrollo como son la responsabilidad y la pasión por tu trabajo, ¡tendrás la oportunidad de saber si tu pequeño tiene el don y la habilidad para seguir tus pasos!

Y, ¿por qué no? Continuar en el futuro con tu legado :)

Además de lo anterior, necesitas aprender a administrar tu tiempo.

Al ser madre de niños tan pequeños te resultará difícil planearlo todo.

En ocasiones te llamarán de la escuela para avisarte de cualquier situación con tu hijo, y esto te obligará a salir de tu trabajo para atender los asuntos de tu pequeño.

Y, por otro lado, está el tema de aprender a manejar las culpas.

Las mujeres emprendedoras debemos dividir el tiempo y la energía en nuestros dos grandes proyectos de vida.

 

7 claves para ser madre y emprender con éxito.

1. Administra el tiempo.

El tiempo es un recurso limitado, así que para cuidar a tu familia y ser una mamá emprendedora debes aprovecharlo al máximo.

Para ello existen cantidad de aplicaciones que te ayudarán a administrar tu tiempo, se pueden adaptar a tu estilo de vida e incluso te harán recomendaciones para mejorar tu productividad.

Por otro lado, utiliza agendas físicas o virtuales, pizarras y listas de horarios para planificar tus actividades día a día.

Así puedes establecer metas diarias a cumplir sin saturarte después.

La finalidad es aprovechar tu tiempo al máximo.

Pero no solo consideres el tiempo que invertirás en tu negocio online.

También es importante que incluyas las actividades diarias en tu rol como mamá.

Recuerda que esta administración de tiempo debe basarse en los dos aspectos de tu vida personal, con la finalidad de no descuidar a tu familia. 

Tener un control exacto de tu día te puede ayudar a que en un futuro estés mejor organizada.

 

2. Busca oportunidades. No te pongas impedimentos.

Ser mamá no te impide ser una emprendedora exitosa.

Es verdad que te sentirás algo culpable por dejar a tu pequeño.

Y, a veces, querrías estar jugando con tu bebé en lugar de estar en una reunión.

Sin embargo, no debes dejar pasar la oportunidad de tener tu propio negocio que, en definitiva, será la manera de ofrecerle a tu hijo lo que necesita.

La maternidad es muy demandante física y emocionalmente. Eso ya lo sabes.

Por eso, la mayoría de mujeres que dejan su trabajo para cuidar a los niños dicen que se sentirían mejor si fueran a una oficina al menos unas horas al día.

La experiencia puede revolucionar tu mundo y, al mismo tiempo, proporcionarte una perspectiva en lo que es realmente importante: familia, salud física y emocional y bienestar.

Aprovecha ese tiempo para ti, para no estar únicamente dedicada al bebé y mantenerte activa en lo profesional.

Es posible equilibrar la balanza.

Pasarás menos horas en la oficina y más con tu hijo que si no fueras madre, pero la satisfacción cuando cumples con todos tus objetivos, no tiene precio.

Tú puedes ser una mujer exitosa, tener un equipo de trabajo en el que delegar y ser una líder brillante.

Hoy, soy mamá de un niño de 5 años y tengo mi propio negocio.

 

3. Trabaja duro.

Sabemos que ser madre ya es, por sí mismo, un trabajo duro que conlleva mucha responsabilidad.

Ser una mamá emprendedora aumentará el grado de complejidad de las tareas que tengas que realizar.

Por eso, debes mentalizarte e invertir el esfuerzo necesario para conseguir resultados óptimos.

Tu negocio, al igual que un bebé, no crecerá de la noche a la mañana.

Pero no desesperes.

Si eres perseverante y aportas toda la dedicación que requiere, tu negocio será todo un éxito.

Trata de involucrar a tu familia para que conozcan a fondo tu empresa y que puedan apoyarte cuando sea necesario en algunas tareas que surjan de improvisto.

Cuanto más conozcan los beneficios que tu negocio proporcionará a la familia, más importante se volverá en sus vidas.

 

4. Piensa siempre en grande.

Ser madre y emprendedora es un reto que NO todas las mujeres están dispuestas a afrontar.

¡Marca la diferencia!

Tener un hijo no te quita la oportunidad de ser una empresaria exitosa ni tampoco seguir dentro de un círculo profesional.

Puedes comenzar con una idea o proyecto pequeño pero siempre con la mente puesta en crecer y crecer cada vez más.

Cuando te des cuenta, serás la propietaria de un negocio a lo grande y sin haber descuidado a tu familia.

No te límites ni pongas la excusa de “ahora que soy madre…”.

Las limitaciones te las pones tú.

Y te comparto mi anécdota personal.

Inicié mi proyecto de trabajo independiente pensando en algo pequeño y que pudiera hacer desde casa.

Lo que nunca imaginé es que ese proyecto se convertiría en una empresa con un equipo de trabajo y decenas de clientes que llegan solos (sin que tenga que salir a buscarlos).

Aún falta mucho por hacer, pero sé que estoy en el camino correcto.

¿La moraleja de esto? No te limites.

 

5. Adquiere una cultura empresarial flexible.

Esta es una de las claves de mayor importancia para ser madre y emprendedora, junto a la organización del tiempo.

En el mundo de los negocios siempre ocurren cosas que no planificamos…

¡Imagina en el arte de criar a un hijo!

En todo momento surgirán situaciones que se saldrán de tus esquemas, y por ello es vital que aprendas a manejar la situación y a saber adaptarte a los cambios.

Ahora, además de madre y emprendedora… ¡tendrás que ser un camaleón!

Necesitas balancear tus días entre hogar y oficina, y moldearte a cada situación.

Para ser una mamá emprendedora es indispensable establecer horarios para cumplir los objetivos de tu proyecto.

Pero una de las maravillas de emprender, y más si lo haces como emprendedora digital, es que puedes trabajar donde sea en los momentos que tengas disponibles.

Tener hijos te traerá situaciones imprevistas en todo momento: un hijo enfermo, una reunión escolar, la niñera o el chofer que cancela…

Cualquier situación imprevista puede surgir en cualquier momento, así que es fundamental que adoptes una cultura empresarial que se pueda moldear a tu vida de mamá emprendedora.

Si tienes previsto incorporar a más personas en tu negocio es importante que todos estén conectados en el mismo canal y entiendan la cultura laboral que planteas.

Una vez en sintonía con ellos/as verás que las actividades y tu equipo de trabajo se amoldarán a tu ritmo.

No olvides delegar las actividades necesarias para que no realices todo por tu propia cuenta (tanto con tu equipo de trabajo, como los miembros de tu familia).

De esa forma podrás mantener el equilibrio entre tu vida como emprendedora y como mamá.

 

6. Utiliza aplicaciones que apoyen esa cultura flexible.

Una tecnología flexible es fundamental para exprimir tu tiempo, ser más productiva y conseguir tus objetivos.

Herramientas a las que puedas acceder en cualquier lugar o un calendario en equipo o un documento que pueda ser modificado donde sea.

Google Docs, Dropbox, Google Hangouts, Skype, Slack, WhatsApp, Messenger de Facebook… apoyan la cultura flexible de trabajo.

Con Google Docs puedes acceder y actualizar documentos de la empresa como formularios, plantillas o información de contactos.

Esto te permite actualizar lo que necesites cuando lo necesites, con tus propios medios o encontrando el teléfono de un colega aún estando fuera de la oficina.

Incluso el hecho de que tu equipo trabaje en remoto y estén distribuidos por todo el país (o en el extranjero) no significa que no estéis conectados.

Con Hangouts, Skype, WhatsApp o Messenger de Facebook los miembros del equipo pueden interactuar cara a cara sin importar donde estén.

La tecnología siempre estará a favor del emprendimiento, razón por la cual debes aprovechar todos los recursos que te ofrece para realizar tus actividades de manera productiva.

Existe un sinfín de aplicaciones que te ayudarán a mejorar en el rendimiento de tus tareas:

  • Redacción de contenido.
  • Gestión y monitorización de redes sociales.
  • Atención al cliente.
  • Gestión del tiempo.

Lo increíble de esto es que puedes hacer uso de ellas desde cualquier dispositivo móvil, lo que te da la posibilidad de trabajar donde te encuentres.

De esa manera puedes aprovechar hasta el más mínimo momento para sacar adelante tu negocio digital, sea el que sea, o tu negocio local (una taquería en mi caso).

 

7. Enamórate de tu idea de negocio y haz algo más (aparte de las ganancias).

Es importante apoyar a la sociedad, a nivel local y nacional.

Los negocios deberían dar algo de regreso a las comunidades y mostrar que tienen un propósito, además de cumplir sus metas empresariales.

Además de mostrar esa responsabilidad social corporativa, es esencial que estés absolutamente enamorada de tu empresa.

Emprender un negocio que no te apasione, te pesará más que el hecho de no hacer nada.

Si el negocio que estás emprendiendo no es de tu completo agrado, terminará fracasando.

Y no solo perderás tiempo de calidad con tu familia, sino también la inversión económica que hayas realizado.

Antes de iniciar tu negocio, planéalo muy bien, considera todas las posibilidades, visualiza a futuro y elije la opción que te convenza por completo para que no se convierta en una carga de trabajo.

Ser madre y emprender tal vez te parezca una tarea complicada, pero si te organizas y trabajas con las personas indicadas, verás que los beneficios y la satisfacción obtenida compensarán cada minuto invertido.

¿A qué esperas? Te aseguro que no te arrepentirás.

Espero tus comentarios. Y… ¡comparte con tus redes sociales!

Sobre Diana

Dicen que soy muy curiosa y que siempre tengo algo que hacer. Un día decidí frenar el abuso de la gente hasta convertirme en “Oveja Negra”, algo que no resultó tan bueno, pero me llevó a transformarme en la persona que hoy estoy orgullosa de ser. Durante toda mi carrera profesional he tratado con gente de todos los niveles socio-económicos, ideologías y diferentes formas de ver la vida. Eso me hizo darme cuenta que debía sentarme a escribir lo que veo, siento y percibo “desde mi trinchera” (como decimos en México).

¿Te ha gustado? Compártelo ;)

1 reflexión en Ser madre y emprender a los 40, ¿mito o realidad?

  1. Teresita Responder 23 septiembre, 2017 at 7:59 pm

    Hola!

    Muchas gracias por este post, hace 5 meses decidí dejar mi empleo para dedicarme a mi beba de 1 año, fue una decisión difícil ya que mi trabajo me gustaba mucho, aunque debo admitir que estaba en zona de confort. Hoy en día quiero emprender con un negocio en línea, sin embargo a veces lo veo complicado entre atender a mi hija, esposo y las labores de la casa. Agradezco tus consejos y los pondré en práctica, a veces necesitas escuchar a alguien que te diga que puedes y desafortunadamente no cuento con muchas personas que lo hagan y que crean en un proyecto en línea, es por eso que para mí fue muy bueno encontrarme con este artículo :)

    #

Deja un comentario


También te puede interesar...